China VillaMellera: Para mi consumo-FMYE <body>

Para mi consumo-FMYE

De vez en cuando podrán ver un post con algo completamente diferente a lo que acostumbro escribir. Estos post los llamaré para mi consumo. Como este artículo, el que no quiero que mi memoria en el futuro me haga una mala jugada, y lo olvide, lo dejaré aquí, como recuerdo perenne. Porque como decía Santayana:
"El pueblo que olvida su pasado, está condenado a repetirlo"


La conexión en RD del caso Marbella

Las relaciones del ex secretario de Estado de Obras Públicas Miguel Vargas Maldonado
con inversionistas implicados en el saqueo de Marbella pueden acabar costándole su carrera política en el PRD y sus aspiraciones a la Presidencia de República Dominicana, una vez rota la tregua pactada en el seno del partido morado con la otra candidata a las primarias, la ex vicepresidenta Milagros Ortiz Bosch, que le ha echado en cara al líder del MVP sus oscuros negocios con los empresarios encarcelados en España —y que Cambio RD ha contribuido a desvelar—, al mismo tiempo que se conocen algunos aspectos de la investigación policial que relacionarían al ex ministro de Hipólito Mejía con un entramado de corrupción empresarial al que no sería ajeno el grupo Abrisa, presidido por Abraham Hazoury, que promueve en la actualidad Cap Cana, el proyecto turístico más importante del Caribe y en cuyo accionariado también figura el grupo español Eulen.

La clave para llegar hasta Abraham Hazoury se centra en el empresario británico Sean Woodhall, responsable de la comercialización de Cap Cana en Inglaterra y testaferro de Carlos Sánchez y Andrés Liétor, los socios del padrino marbellí Juan Antonio Roca para los que el juez ha dictado prisión incondicional.

Según un informe de los investigadores del Servicio de Prevención del Blanqueo de Capitales, un organismo dependiente de los ministerios de Hacienda e Interior, que ha publicado en España el semanario Interviú, un holding empresarial formado por sociedades interpuestas e instrumentales habría diseñado en el este de República Dominicana el macroproyecto turístico Punta Perla, un complejo valorado en más de dos mil millones de euros que canalizará gran parte del dinero negro de Marbella y que se levantará sobre los terrenos señalados por Vargas Maldonado.

A través de las empresas Ocean View y Punta Perla Ltd, domiciliadas en Gibraltar, Woodhall habría inyectado 11 millones de dólares a la constructora de Carlos
Sánchez, que estaría relacionado asimismo con los constructores españoles también implicados en la trama marbellí Tomás Olivo y José Ávila Rojas.

Lo único que ha hecho Carlos Sánchez es aprovecharse de una compleja red tejida en la década de los noventa por algunos empresarios españoles que invirtieron en aquella época en República Dominicana tras descubrise en España algunos procesos de quiebra fraudulenta, estafa y alzamiento de bienes. Se trata de Enrique Sarasola. Según Interviú, todavía mantienen cuentas pendientes con la justicia en España y los abogados de Banesto, el banco que dirige Ana Patricia Botín, la hija del dueño del BSCH, Emilio Botín, el primer banco del país, les gustaría echarles el guante para que respondiesen por la quiebra fraudulenta de la empresa Ibérica de Legumbres SA (Iberlasa), en cuyo consejo de administración figuraba Jesús Barderas.

Sarasola, vinculado al empresario dominicano Roberto Prats, procesado en Estados Unidos por delitos financieros y estafa, abrió las puertas del PRD, que gobernó hasta el año 2004, a los empresarios fugitivos de Marbella. Igual que Prats ha sido en el pasado un hombre de confianza de Vargas Maldonado, ahora lo es Ignacio Coronado Ruz, también imputado en delito fiscal, que controla las inversiones y cuentas tanto de Sánchez como de Liétor y se encarga de las relaciones con el ex secretario de Estado.

Jesús Barderas, alto ejecutivo de Aerodom, la firma que gestiona seis aeropuertos en República Dominicana, ha negado a Cambio RD que haya puesto jamás en contacto a políticos dominicanos con empresarios españoles corruptos.
El principal vínculo entre Sarasola y Sánchez es la empresa CCF21, matriz de la dominicana Inversiones CCF. Esta es la firma que pagó a Juan Antonio Roca 5,3 millones de euros y que en 1992 tramitó dos créditos por un importe de 8 millones de euros para Enrique Sarasola. Sánchez lleva dos décadas invirtiendo en República Dominicana y no ha sido hasta ahora que se han conocido sus manejos, fundamentalmente a raíz de su caída en la Operación Malaya.

Amén de los negocios poco claros que rebelan que un velero propiedad de Carlos Sánchez ha venido utilizando el amarre de Vargas Maldonado, que éste vendiera a Sánchez apartamentos de su propiedad o que ambos compartieran aeronaves de última generación para sus traslados (curiosamente todas ellas matriculadas con las cifras de la fecha de cumpleaños del político perredeísta, una de las mayores fortunas del país), dos son los negocios que se han destapado en este escándalo.

La recalificación de terrenos en el Parque Nacional del Este, un auténtico pelotazo urbanístico del que ya informó cumplidamente Cambio16, y la compra del Hotel Hispaniola.
El Hispaniola era un hotel propiedad del Banco Central que lo vende en 1999 por 165 millones de dólares a la empresa Palmeras Comerciales, controlada por Vargas Maldonado. Parte del pago, a pesar de la acuciante necesidad de efectivo del banco, se efectúa en terrenos. En 2001 Sánchez compra Palmeras Comerciales y los derechos sobre el hotel por 23 millones de dólares.

Dos años después, el Gobierno de Hipólito Mejía beneficia a Sánchez con la concesión por 30 años de la explotación de los hoteles Cayacoa y Cayo Levantado.
Sin embargo, la operación más escandalosa es la recalificación de una parcela en el Parque
Nacional del Este en la que tiene intereses el clan de Sánchez, un espacio natural protegido que fue liberado en agosto de 2004, poco antes de que el PRD perdiera las elecciones y el poder con la aprobación de la Ley Sectorial de Áreas Protegidas, que excluía los terrenos del Parque Nacional de Cabo Cabrón y modificaba la clasificación de Bahía de las Águilas y del Parque Nacional del Este, donde se encuentra Bayahibe.

Una ley dictada a la medida de la recalificación, el mismo método que el utilizado en Marbella. Vargas Maldonado, que ha iniciado su campaña presidencial, no ha querido responder a ninguna de las acusaciones.
La justicia dominicana tampoco ha hecho nada para aclarar este entramado de corrupción, lavado de activos y mafia. ■

(Artículo del periódico Cambio RD)

“Para mi consumo-FMYE”

  1. Blogger Anon Says:

    Lamentablemente china te tengo que visitar , este plantilla ta mejor que la otra, y dejame decirte que tu ta fria conmigo.

  2. Blogger Desendilgada Says:

    Mi amol! Condenados estamos...Es una pena. Besos para mi linda china!

  3. Blogger Ginnette Says:

    Anon: no hay problema, visitame cuando quieras entonces. Trataré de mantenerme fría.
    Ros: Asi es mi querida amiga!

  4. Blogger Wen Says:

    a donde ira a parar nuestra política...